12 marzo 2008

Canicas



Es muy curioso las vueltas que da la vida.

Siempre me he imaginado la vida vista desde arriba,
ver como todos nos vemos en un escenario único.

Como si fueran muchas canicas en una caja gigante.

Te cruzas con muchas canicas,
que ni conoces,
incluso que ni te das cuenta que te cruzas.

Pasan los dias,
los años,
las decadas
y seguimos en ese "escenario".

Nos volvemos a cruzar con las mismas canicas,
pero no lo sabemos,
pues no las conocemos.

Hasta que un día,
la casualidad,
hace que hables con alguien,
que conozcas a una "canica"
y charlando, charlando,
te das cuentas
de la cantidad de veces que has coincidido en la vida...

8 comentarios:

Juancho dijo...

Creo que eso es lo mejor que te puede pasar, crees que estas rodeado por anónimos continuamente...

Hasta que descubres que realmente no es así.

Un abrazo y un beso. :)

Sine die.. dijo...

Es curioso el hormiguero del mundo, verdad?...de pronto, cuando te paras a conocer, descubres tantos seres afines que han estado ahí, dando las mismas vueltas al circuito de la vida...

Es magia, cuando ocurre, magia de la buena... :)

Besitos y café..

Hache dijo...

A veces me da miedo la de canicas que se han cruzado en mi vida, o yo en la de ellas claro. Es muy curioso. Por eso mejor hablar bajito .. no sea que ...

Breavman dijo...

Hola Ika:
Por casualidad te he encontrado y que ilusión más grande...

Tu visión de las canicas me ha recordado mucho a un poema de Wyslawa Szymborska. Te lo pongo aquí

AMOR A PRIMERA VISTA

Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún "lo siento"
o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.
Todo principio
no es mas que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.

De "Fin y principio" 1993

Duermevela dijo...

Dicen por ahí que todos estuvimos aquí antes. Que todos nos conocemos ya. Cuando conectas con alguien de esa manera, especial, sin palabras. Dicen que detrás de sus ojos ves a un ser conocido, sin darte cuenta... te acercas y te sientes bien.
Un beso
Natacha.

jordicine dijo...

Me lo he planteado muchas veces!!! De la misma manera que tú, pero sin la metáfora de las canicas. Sólo pensando que puedes vivir toda la vida cerca de alguien a quien, quizás, nunca conocerás. Un beso. Buen post.

desierto dijo...

Como el tiovivo: unas veces arriba, otras abajo, pero siempre dando vueltas
Aquí tienes una canica muy importante:

http://bp2.blogger.com/_AAjxz1TKmrs/R6D-vv-GD5I/AAAAAAAAAJo/pc6kHEHzRgM/s1600-h/05+canica.jpg

es de josegarridolapenna.blogspot.com, que seguro que te la presta si quieres añadirla.

dices verdad, encantado de conocerte

Ika dijo...

Toucher.
Ocurre.
Algo que parece tan trivial y...
PAF!
¡toucher!

El comentario de Breavman, con el poema de Wyslawa Szymborska, da justo en el clavo.
Todos podemos pensar pero solo algunos saben expresar..