19 mayo 2008

Leído, bufff!



Bufff!
Qué sensación me queda.
Qué doloroso final.
Qué dolor más desgarrador,
el que me ha hecho sentir el autor,
al sentar a Padre en la alambrada,
un año después.

Bruno y Shmuel,
nacieron el mismo día,
son amigos,
Bruno no soltaría su mano,
por nada del mundo.

Como éxito literario,
tendríamos que hablar mucho mas.


10 comentarios:

Amelie dijo...

Pues no lo he leido, entonces lo recomiendas ¿no?.

Un beso.

* Sine die * dijo...

Tomo nota... :)

Vamos a endulzarnos el martes con cafécillo, guapetona..

Besitos!

hawkeye dijo...

Lo tendremos en cuenta para futuras adquisiciones!! Besos

Iris dijo...

Desde que lo leí no me canso de regalarlo.
Nadie debería dejar de leerlo.

Ika dijo...

Bueno la verdad es que el final es bueno, pero creo que tiene una fama infladita...
Hay un libro muy parecido, pero para mi mucho más bueno, por "un poco todo", se titula algo como el niño del abrigo rojo, (ya lo concretaré), aconsejo más ese que el del niño de pijama de rayas.
Mañana os digo el titulo.
Prometido.

Soboro dijo...

Me lo han recomendado y, cuando pueda, lo leeré. Tiene alguna similitud con La vida es bella, ¿verdad?
Un saludo

Nuria dijo...

Que bonito blog. Me ha encantado.
SI me permites te enlazo a mi lista de links de mi blog TENGO UNA DUDA para visitarte.
Un saludo

Ika dijo...

hola Soboro, yo creo que la única similitud con la vida es bella, es el escenario, y si me apuras, ni eso.
Hay algo que separa un escenario del otro, algo importante, justo lo que marca la diferencia.
La vida es bella es una manera de ver la vida de un bonito color aunque tengas que hacer "magia" para conseguirlo.
Una bonita proteccion de un padre a un hijo, el amor.
En este libro, la diferencia es que el padre hace que su hijo ignore parte de la vida.
No hay proteccion por amor, solo amor propio.
Es mi opinion.
Me gustaria que alguien que lo haya leido opinara.

Bombero dijo...

Lo tengo para leer, esperando su turno. Un beso.

Tesa dijo...

Se nota desde la primera línea el lenguaje sencillo, típico de los niños cuando cuentan cosas. Seguramente la versión original, en inglés es muchísimo más buena en cuanto a expresión.
Paradójicamente, el final sorprendente se veía venir desde que Bruno atraviesa la alambrada.
Me lo recomendó un amigo y está bien, se lee de un tirón.
Saludos